- Te damos la bienvenida a nuestra Tienda Online -

    Pelotas Montessori artesanales; variedad de colores y texturas los esperan para disfrutar jugando!

    Las pelotas Montessori son blanditas, están confeccionadas con tela Microfibra estampada relleno con vellón siliconado. Tienen unas hendiduras del tamaño justo para que el bebé, con sus pequeñas manitos, pueda sujetarlas. En la parte central lleva cascabales por lo que cuando la agita suena. Lo más importante es que es un estímulo natural, sencillo y asequible para el bebé, que necesita elementos de juego y estímulos sencillos acorde a su desarrollo y que supongan objetivos alcanzables.


    1-Cómo móvil táctil (de 3 a 5 meses): 

    Podemos colgarla y colocarla como móvil para el bebé en su zona diurna de movimiento libre. De tal manera que estimula sus primeros movimientos gruesos. El bebé mueve sus brazos para intentar golpear el objeto blandito.


    2-Estímulo para fomentar el inicio del gateo (5 a 12 meses): 

    Debido a sus hendiduras y su textura blandita el bebé puede agarrarla y moverla con facilidad. Si el bebé la tira la pelota rueda menos de un metro, por lo que se convierte en un objetivo alcanzable.

    Todos los estímulos que ofrezcamos al bebé deben ser lo suficientemente asequibles para él como para que supongan objetivos que puedan alcanzar fácilmente sin suponer frustración y permitan que movimiento e inteligencia se desarrollen de forma paralela. 

    Si el bebé tirase una pelota normal estar rodaría mucho, incluso pudiendo llegar a desaparecer de su ángulo de visión. Esto suele producir la frustración del bebé. La pelota Montessori es un claro ejemplo de cómo los primeros elementos de descubrimiento Montessori para el bebé fomentan el desarrollo conjunto de movimiento e inteligencia. Cuando ambos se desarrollan conjuntamente conseguimos un desarrollo pleno e integrado del ser humano. Si el bebé se mueve y lanza la pelota esta queda tan cerca que supone un estímulo lo suficientemente asequible como para que la inteligencia se ponga a trabajar y ordene al cuerpo moverse para volverla alcanzar y conseguir agitarla para que suene de nuevo.


    3-Primeros pasos: 

    Cuando el bebé está comenzando a ponerse de pié la pelota Montessori puede acompañarle en esta nueva etapa. Permite tomarla sin tambalearse por su peso y favorece la repetición, pues la pelota nunca se marcha demasiado lejos.


    4-Juego dentro de casa: 

    Además cuando los niños ya caminan con soltura esta pelota es ideal para jugar dentro de casa ya que es blandita y no supone un peligro para el mobiliario y no se va muy lejos.

    Pelotas Montessori de 14cm

    $1.540,00

    5% de descuento pagando por transferencia bancaria ó efectivo

    Ver formas de pago

    Estamos entregando con normalidad.

    Calculá el costo de envío

    Pelotas Montessori artesanales; variedad de colores y texturas los esperan para disfrutar jugando!

    Las pelotas Montessori son blanditas, están confeccionadas con tela Microfibra estampada relleno con vellón siliconado. Tienen unas hendiduras del tamaño justo para que el bebé, con sus pequeñas manitos, pueda sujetarlas. En la parte central lleva cascabales por lo que cuando la agita suena. Lo más importante es que es un estímulo natural, sencillo y asequible para el bebé, que necesita elementos de juego y estímulos sencillos acorde a su desarrollo y que supongan objetivos alcanzables.


    1-Cómo móvil táctil (de 3 a 5 meses): 

    Podemos colgarla y colocarla como móvil para el bebé en su zona diurna de movimiento libre. De tal manera que estimula sus primeros movimientos gruesos. El bebé mueve sus brazos para intentar golpear el objeto blandito.


    2-Estímulo para fomentar el inicio del gateo (5 a 12 meses): 

    Debido a sus hendiduras y su textura blandita el bebé puede agarrarla y moverla con facilidad. Si el bebé la tira la pelota rueda menos de un metro, por lo que se convierte en un objetivo alcanzable.

    Todos los estímulos que ofrezcamos al bebé deben ser lo suficientemente asequibles para él como para que supongan objetivos que puedan alcanzar fácilmente sin suponer frustración y permitan que movimiento e inteligencia se desarrollen de forma paralela. 

    Si el bebé tirase una pelota normal estar rodaría mucho, incluso pudiendo llegar a desaparecer de su ángulo de visión. Esto suele producir la frustración del bebé. La pelota Montessori es un claro ejemplo de cómo los primeros elementos de descubrimiento Montessori para el bebé fomentan el desarrollo conjunto de movimiento e inteligencia. Cuando ambos se desarrollan conjuntamente conseguimos un desarrollo pleno e integrado del ser humano. Si el bebé se mueve y lanza la pelota esta queda tan cerca que supone un estímulo lo suficientemente asequible como para que la inteligencia se ponga a trabajar y ordene al cuerpo moverse para volverla alcanzar y conseguir agitarla para que suene de nuevo.


    3-Primeros pasos: 

    Cuando el bebé está comenzando a ponerse de pié la pelota Montessori puede acompañarle en esta nueva etapa. Permite tomarla sin tambalearse por su peso y favorece la repetición, pues la pelota nunca se marcha demasiado lejos.


    4-Juego dentro de casa: 

    Además cuando los niños ya caminan con soltura esta pelota es ideal para jugar dentro de casa ya que es blandita y no supone un peligro para el mobiliario y no se va muy lejos.

    Mi carrito